Día de la Educación Ambiental

Hoy 26 de enero es el día de la educación ambiental en el mundo entero, de acuerdo con lo establecido por reunión UNESCO-PNUMA celebrado en Belgrado en 1975. Esto da a lugar a preguntarse de cómo lo está haciendo Chile en este tipo de educación en sus tres niveles formativos.

Un primer diagnóstico indica que estamos bastante desfasados en el tiempo ya que, de acuerdo con los datos del ministerio de medio ambiente, Chile empezó con el sistema SNCAE el 2002, iniciativa para que los Colegios se certifiquen en educación ambiental tanto para el primero como el segundo ciclo. Siendo un programa exitoso por su contenido, solo ha logrado cubrir a la fecha un 10% del total de Colegios en Chile.

A nivel de Educación Superior, el contenido estándar de las carreras no ha sido prácticamente alterado con contenidos ambientales o de sustentabilidad, salvo por la oferta de cursos electivos que no siempre toman los alumnos. En el caso de la formación de Ingeniería sigue la misma tendencia. Los ingenieros con más de 10 años de profesión declararon, según encuesta del Colegio de Ingenieros, haber tenido menos del 1% en contenidos medio ambientales y de sustentabilidad durante su formación universitaria de pregrado. Los recién egresados aumentaron este porcentaje a menos del 5%. Sin embargo, la misma encuesta muestra que desde sus inicios los ingenieros trabajan en temas relacionados a sustentabilidad, llegando a más del 80% para ingenieros sobre 10 años de experiencia, pero con escasa formación durante la Universidad. El avance de dicho sector ha estado en que 14 instituciones han incorporado a su operación El Acuerdo de Producción Limpia Campus Sustentable.

En el fondo, no basta con la dictación de leyes o planes, se necesita formación, por lo que, si el país no avanza en educación ambiental más decididamente, es difícil mejorar en muchos ámbitos del medio ambiente y sustentabilidad, que son impactados por decisiones personales como el reciclaje, el uso de combustibles fósiles, el cuidado del agua y la energía, el respeto a la biodiversidad, etc. Por otro lado, a nivel de proyectos y decisiones estratégicas, es urgente incorporar las variables ambientales en los proyectos desde sus inicios, para minimizar el rehacer obras con el consecuente aumento de permisos, tiempos y costos de ejecución. Todo lo anterior es parte de una buena formación profesional.

Por último, cabe mencionar que falta un protagonista que impulse la educación ambiental, El Ministerio de Educación, por lo que, si queremos avanzar en ser un país más sustentable, dicho ministerio debe entrar a jugar un rol más protagónico y no tan pasivo como hasta el presente.

Ronald Mac-Ginty
Comisión de Medio Ambiente
Colegio de Ingenieros de Chile